Tash Rabat y Song Kol encima de una UAZ-452 Bukhanka

Sin duda alguna recordaremos nuestro paso por estos sitios a lomos de una fabulosa Bukhanka. Significa algo así como pan de molde y da nombre al modelo de furgoneta UAZ-452, por su similitud con el alimento. Es tan característica en estos países que se ven por todas partes, pero subirse en una no es tan común. Lleva haciéndose un montón de años, es de origen ruso, 4×4 y con menos detalles que un Seat Panda.

La historia es que para llegar de Naryn a Tash Rabat hicimos dedo. Una familia alemana que conducía una casa móvil sobre una Iveco nos llevó hasta allí. Compartimos un agradable trayecto y conocimos a un referente a día de hoy en el mundo de los ioverlanders, Völka. Cuando llegamos a Tash Rabat había otra pareja alemana de procedencia rumana y al llegar con la familia, enseguida entablamos conversación y acabamos todos bebiendo whisky escocés al calentito de la estufa de leña de la casa de la señora que nos alojó en la yurta, cerca del caravanserai. Súper.

Tash Rabat es un antiguo caravanserai, hoy totalmente en desuso y un reclamo para llegar a una zona privilegiada. Era un antiguo punto de reunión de todas las caravanas que cruzaban y está situado en una zona de prados verdes, rodeado de altas cumbres. Hoy los animales de los kirguís nómadas pastan por aquí mientras sus dueños montan yurtas para los turistas que vienen a visitar la zona.

Cómo Chatyr Kul se nos antojaba complicado, con una noche fue suficiente. A la mañana siguiente nuestra idea era salir de allí. La carretera principal se encuentra a unos 15 kilómetros andando más un posterior autostop hasta Naryn en algún camión procedente de China. Viendo el panorama, le comentamos a nuestros amigos si volvían de vuelta. Völka y familia no sabían que hacer y la pareja alemana, Michelle y Andrea estaban preparando para marcharse. Nos dijeron que iban para Song Kol y les comentamos que nos hacía mucha ilusión ir con ellos, así de paso veíamos también el lago. Encantados, accedieron. Lo curioso de todo esto es que ellos habían alquilado una Bukhanka, preparada como camper para sus vacaciones en Kirguistán. Durante los siguientes días veríamos en acción esta bicha y disfrutaríamos de la compañía de esta pareja.

Desde Tash Rabat hay una pista directa hasta Song Kol, pero no estábamos seguros si estaría cerrada por la nieve o tendríamos que rodear un poco siguiendo la carretera normal que va desde Naryn, pero teníamos que intentarlo. La pista pasa por lugares inhóspitos y poco transitados. Habíamos estudiado ese itinerario como un posible trekking – combinado con autostop – de varios días, pero las condiciones no eran adecuadas y la ruta es bastante solitaria. La oportunidad de hacerlo en furgoneta era perfecta. El primer tramo se hizo sin mucha dificultad pero con un tiempo inestable hasta llegar a Bayetov. Remontamos caminos por las laderas de las montañas, subimos y bajamos diferentes puertos, cruzamos ríos cargados de agua y pasamos aldeas perdidas en medio de valles escondidos.

Pero el estado del segundo puerto, Moldo-Ashuu Pass de 3346 metros y que hay que superar para llegar al lago por la zona Sur, nos generaba aún más dudas. No las teníamos todas que estuviese abierto. Llegados a Bayetov cargamos con provisiones y preguntamos en una tienda por la posibilidad de llegar al lago. Cerrado el puerto, dijeron. Seguimos hasta el cruce de Ak-Tal y volvimos a preguntar a un conductor de una mashrutka en la gasolinera. Abierto, nos dijo. Nos aventuramos y cogimos dirección al lago Song Kol. Avanzados ya en el camino pensamos que nos faltaba una tercera opinión y paramos a preguntar a un par de señores que venían andando por la carretera. Nos confirmaban que estaba abierto. No problema. Para Song Kol, ¡vámonos!

Song Kol es un lago turístico, pero solo en temporada alta, ya que fuera de los meses de verano acceder es imposible debido a la nieve. Cuando llegamos a mediados de mayo los campos de yurtas justo empezaban a montarse y había accesos que de un día para otro cerraban por acumulación de nieve. Es conveniente informarse en las poblaciones cercanas – Kochkor o Naryn, los accesos más comunes – antes de aventurarse. En el lago, volvimos a dormir en yurta pero esta vez compartimos una de estas tiendas nómadas con Michelle y Andrea, y pasamos un par de noches estupendas. El día lo pasamos viendo como la familia montaba las yurtas para la temporada, paseamos hacía la orilla del lago a contemplar las aves que allí habitan, subimos una montaña para tener una mejor perspectiva y por la tarde se unió la familia de Völka, que nos seguían a la zaga y subimos todos juntos otra montaña para ver el atardecer. El remate final fue una nevada nocturna que dificultó la salida del lago a la mañana siguiente.

Encontramos las huellas de un coche que parecía que no hacía mucho había pasado por allí, con lo que nos dio cierta esperanza que por la carretera se podía avanzar sin ningún problema. Llegados al punto más alto del puerto, donde el viento había acumulado muchísima nieve, nos encontramos con un vehículo. Era la caravana de una pareja de franceses que viajaba con su perro labrador. Se habían quedado atascados en la nieve. Inmediatamente bajamos todos de los coches para ayudarles. Hizo falta mucha pala, y empujar, para sacar aquel trasto de allí, pero finalmente lo conseguimos. Llegado el turno de la Bukhanka, sin embargo, cruzamos la zona complicada demostraba estar a la altura de las circunstancias. ¡Esta furgo, para lo pequeña que es, es un tanque!

Y así fue como salimos por el Este del lago. La pareja nos acercó a una localidad cercana a Bishkek y nos despedimos con un abrazo y una sonrisa de oreja a oreja.

Muchas gracias Michelle y Andrea.

PD: ¿Alguien nos regala una Bukhanka?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Somos VQNV
GeorgeTown.Bicycle Street Art

Alberto Campaña y Sonia Díaz son los autores de VísteteQueNosVamos, un blog que nació en el año 2014 a raíz de un viaje vuelta al mundo. Apasionados de los viajes y de la montaña desde hace unos cuantos años más, decidieron dejarlo todo y salieron a conocer el mundo sin billete de vuelta. Esta vuelta al mundo los llevó por Nepal, Sudeste Asiático, China, Japón, EE. UU. y Sudamérica, recorriendo miles de kilómetros en transporte público, a pie y en autostop. Después de cinco años en ruta, la decisión es clara, no quieren parar de viajar. Ahora han finalizado su ruta por Asia Central.
Conócelos y contacta.

Síguenos en:

Desde que empezamos a viajar hemos participado en diferentes medios compartiendo nuestra pasión por el mundo, experiencia en viajes y otras cosillas que también nos interesan. Mira nuestras colaboraciones.

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola