Pushkar y Bundi, la cara y la cruz del Rajastán

Lago Nawal Sagar, Bundi

A paso ligero por el Rajastán por un par de ciudades que no conocíamos. Este estado es uno de los más turísticos y visitados del país. Como en el viaje que hicimos en el año 2010 recorrimos buena parte de sus ciudades, en este no nos apetecía repetir ni quedarnos demasiado tiempo por aquí.

Nos habían hablado de Pushkar. Bien y mal. Veníamos con la idea de conocer y poder descansar, y también que Alberto se comprara unos pantalones. Nos habían comentado que aquí los encontraríamos baratos. La paliza de viaje que nos metimos desde Amritsar vía Bikaner no fue precisamente corta… un par de trenes y un autobús nos llevaron hasta nuestro destino.

En Pushkar, conocimos la ciudad, no descansamos tanto como pensábamos y Alberto no se compró los pantalones. Y de Bikaner, y el templo de las ratas, poco que comentar.

Templo Sri Raghunatha Swamy, Pushkar

Templo Sri Raghunatha Swamy, Pushkar

Pushkar, es una ciudad que recibe tanto turismo local como extranjero. Destacamos una larga calle con un mercado donde venden demasiadas cosas. Intentábamos evitarla a toda costa, nos parecía aburrida. En otras calles menos concurridas encontrábamos lo que necesitábamos y nos parecían mucho más interesantes.

Calle tranquila de Pushkar

Calle tranquila de Pushkar

El lago que hay en la parte central de la ciudad tiene cosas interesantes que contar. En las orillas se disponen más de 50 gaths que durante el día son puntos de encuentro para peregrinos. Por la tarde, mientras cae el sol, muchos locales le dan la vuelta mientras escuchan el maha aarti, una ceremonia diaria. Ésta es sencilla y se puede ver desde primera fila. La atmosfera de los ghats es muy tranquila, apetece pasear al atardecer contemplando el lago, o sentarse en uno de los tantos a ver los rituales de purificación y ofrendas. Pero fuera de éstos, en la ciudad, el bullicio se apodera y se expande por el aire de una manera inexplicable, sobretodo a lo largo de la calle principal. El constante reclamo a que compres, comas y bebas, abruma y cansa. La sensación de ser objeto de deseo, más por nuestro bolsillo que por nuestra persona, nos dejó un sabor agrio de esta parte de la ciudad. Por suerte encontramos nuestro rincón.

Ofrendas y purificaciones en los ghats del lago, Pushkar

Ofrendas y purificaciones en los ghats del lago, Pushkar

Shivalingam en algún ghat del lago, Pushkar

Lingam en algún ghat del lago, Pushkar

La ciudad tiene un clima seco y fresco, ya que se rodea de montañas. En la cumbre de una de las colinas cercanas encontramos el templo Savitri Mata, dedicado a la esposa de Brahma, Saraswati. Hay dos opciones para llegar, una de ellas es caminando, subiendo y bajando escalones, y la otra mediante un funicular. Lo único bueno que tiene el templo son las vistas.

Pushkar desde el Templo Savitri

Pushkar desde el Templo Savitri

Lo que hace especial a esta ciudad, dentro del hinduismo, es que aquí se encuentra el único templo dedicado al dios Bhrama. Según cuenta una de las leyendas, Shiva apareció para zanjar la discusión que mantenían Brahma y Visnú sobre la supremacía de la creación. Shiva se manifestó como un pilar de luz infinito y les retó a que encontraran uno de los extremos. Brahma, que era más pillo o ingenuo que Visnu parece, encontró una flor que le dijo que había sido puesta en uno de los extremos para probar que había llegado. Brahma la creyó y se fue a Shiva, diciéndole que le traía la flor como prueba. Como era mentira, y ambos lo sabían, Shiva enfureció, se enfadó, y castigó a la flor con no ser valida para ofrendas y a Brahma con tener un solo lugar de culto. Pese ser el único templo en su honor, y tratarse él de uno de los dioses de la trimurti, nos pareció sencillo y sin demasiadas pretensiones, quizá también es parte del castigo.

Templo Shri Vaikunth Nath Swami, Pushkar

Templo Shri Vaikunth Nath Swami, Pushkar

Atardecer en Pushkar

Atardecer en Pushkar

Bundi, es la otra cara de la moneda. Una ciudad tranquila, sin demasiado turismo. Su calle principal, es una más de la ciudad donde la vida pasa de la misma forma haya o no turistas. La ciudad amanece de la misma forma todos los días y se acuesta exactamente igual. No hay demasiada cosa que hacer, es cierto, pero no por ello deja de ser interesante.

Lago Nawal Sagar, Bundi

Lago Nawal Sagar, Bundi

Sobre la ciudad, en la ladera de la montaña, se levanta un fuerte impresionante que domina amenazante la ciudad. Alberga en su interior un palacio que deja constancia del paso del tiempo, y del cambio. A pies del fuerte, un lago tranquilo, como todos los que hemos venido viendo hasta ahora. Y siendo el agua algo tan importante, nos llamó la atención que Bundi tenga más de 50 baodis repartidos por sus calles. Nosotros nos hicimos la misma pregunta. ¿Que es un baodi? Viene siendo un pozo de agua, pero no al concepto común. Son unas construcciones profundas, con escalones a diferentes niveles, que servían, en su momento, para almacenar y medir la provisión de agua. Algunos son espectaculares, y al estar vacíos dan una sensación de vértigo difícil de describir.

Baodi Dhabhai Kund, Bundi

Baodi Dhabhai Kund, Bundi

El Cenotafio de las 84 columnas, Bundi

El Cenotafio de las 84 columnas, Bundi

Lago Jet Sagar hacia el Sukh Mahal, Bundi

Lago Jet Sagar hacia el Sukh Mahal, Bundi

Lo que más nos cautivó de la ciudad fue la serenidad con la que nos podíamos mover, el agradable saludar de la gente. El hombre del puestecito de pakoras, las preparaba riquísimas y siempre tenía gente esperando. Entre baodi y baodi, el Nagar y el Sagar, cada tarde, este hombre se instala para deleitar con sus estupendas pakoras a todo aquel que se acerque.

Escena cotidiana en la calle principal de Bundi

Escena cotidiana en la calle principal de Bundi

Celebrando un cumpleaños en el Templo Laxminath Ji

Celebrando el cumpleaños de Krishna en el Templo Laxminath Ji

Comprando verduras en Bundi

Comprando verduras en Bundi

Poco a poco, a medida que vamos saliendo de Rajastán y nos adentramos en el estado de Madhya Pradesh, sin darnos cuenta, va ocurriendo algo que hace que percibamos las cosas de otra manera, que la sensación cambie, empezamos a ser conscientes que durante muchos días seremos los únicos viajeros por la zona, y la idea nos gusta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Somos VQNV
GeorgeTown.Bicycle Street Art

Alberto y Sonia son los autores de VísteteQueNosVamos, un blog que nació en el año 2014 a raíz de un viaje vuelta al mundo. Apasionados de los viajes y de la montaña desde hace unos cuantos años más, decidieron dejarlo todo y salieron a conocer el mundo sin billete de vuelta. Después de dos años en ruta, la decisión es clara, no quieren parar de viajar.
Conócelos y contacta.

Síguenos en:
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola