Panjakent y el trekking de los 7 Lagos

Panjakent es una ciudad que pilla de camino entre Dushanbé y Samarcanda. Desde que abrieron la frontera, queda a 20km de la ciudad, son más viajeros los que pasan por aquí. La ciudad tiene historia. Su mayor esplendor se dio durante el imperio sasánida y rivalizó directamente con Samarcanda. La antigua población, lo que queda de ella, se encuentra en lo alto de una de las colinas y se disfrutan de unos atardeceres espectaculares. Sentados, mientras cae el sol, se observa que hacia Uzbekistán se aplana el terreno y hacia Tayikistán las montañas crecen exponencialmente. Literalmente, estamos en la puerta a las montañas o al desierto, según se mire.

Pero nuestro paso por Panjakent es mucho más que una ciudad histórica e importante en la Ruta de la Seda. Nos atrapó por unos días la hospitalidad de la familia del homestay donde nos quedamos y, nos fuimos un par de días a realizar un trekking conocido como la Ruta de los 7 Lagos.

Info útil

• La Ruta de los 7 lagos es un trekkingque discurre por las Montañas Fann. Se adentra en un valle por el cual transcurre un río y muchas pequeñas aldeas habitadas. El recorrido empieza en una aldea llamada Shing y termina en el 7º lago, cerca de la aldea de Marguzor. Durante el recorrido se pasa por siete lagos.

• Desde la ciudad de Panjakent hay una furgoneta al día que sale al mediodía hasta la población de Shing – no sabemos precio -, pero también se puede llegar en taxi y en autostop, muy sencillo.

• Durante el recorrido, hay posibilidad de dormir en alguna homestay repartida por el valle. No hay muchas, pero conocemos una en el sexto lago, una en la aldea de Padrud y un par cerca del cuarto lago (en maps.me están marcadas). Si llevas tu tienda de campaña, en el séptimo y último lago es buena idea acampar porque hay terreno herboso.

¡Lo que nos pasó! Conseguimos llegar, en varios vehículos, desde Panjakent hasta el 6º lago en autostop. Andamos hasta el 7º lago y bajamos a dormir a la aldea de Padrud. Al día siguiente, desde esta aldea caminamos todo el camino hasta Shing. Una vez en Shing, un local nos invitó a subirnos en su coche y nos llevó a la población de Kosatarosh. Desde aquí, fue fácil llegar a Panjakent a dedo. En ningún momento nadie nos pidió dinero por el autostop.

Foto a foto

Como a quien madruga dios le ayuda, nos levantamos temprano y nos plantamos en la carretera a la salida de la ciudad de Panjakent. Sin mucha dificultad encaramos la carretera hacia el interior del valle. En un par de trayectos ya habíamos alcanzado la población de Kosatarosh. En el último trayecto, un hombre nos explicó su vida mientras vivió en Alemania. Nos llevó de visita a su lugar de trabajo – una mina de oro que explota una empresa china – y nos presentó a su sobrino. Éste resultó ser amigo del dueño del homestay donde nos estábamos quedando. Nos pasaron sus teléfonos. Cosas del viaje, insistieron mucho en que les llamásemos cuando termináramos el trekking y volvieramos a Panjakent.

Enlazando, posteriormente, diferentes vehículos, conseguimos llegar al sexto lago en el mismo día. Nos trajo un familiar de la única homestay que hay en este lago. Por el camino nos ofreció quedarnos a dormir a un buen precio, y como ya teníamos planeado quedarnos, apalabramos con él que al volver del séptimo lago, dormiríamos allí.

Lo hicimos a pie, y aunque el día no acompañaba mucho, llovió en algún momento, disfrutamos del camino. Una carretera tallada en el lateral de la montaña, mientras cruzábamos la última aldea y encarábamos la subida al lago más alejado. Llegando nos sentamos en su orilla y nos marcamos un buen picnic con algo de comida que llevábamos en la mochila.

Volvimos a la homestay y vimos mucho jaleo. Resulto que se había adueñado de nuestro sitio para dormir un grupo de tayikos que iba a pasar ahí la noche. A falta de espacio y que todos eran hombres, no vimos claro quedarnos. La familia nos ofreció la posibilidad de dormir en otra habitación, pero estábamos en las mismas. Teníamos que dormir con otros dos hombres a los cuales tampoco parecía hacerles mucha gracia el asunto, y a nosotros a estas alturas tampoco. Así que sintiéndonos no bienvenidos y con ganas de salir de ahí, nos volvimos a colgar nuestras mochilas y seguimos camino hasta la siguiente población, Padrud, antes de que se hiciera de noche. A paso ligero y con una leve llovizna, pasamos el quinto lago y antes de llegar al cuarto, nos detuvimos en Padrud. Nuestro mapa señalaba algún sitio para dormir. La aldea nos sorprende positivamente. El río la cruza literalmente, las casas se reparten a ambos lados, la gente que las habita parecen muy agradables y todo está cuidado. No es un mal lugar para quedarse si encontramos el sitio que tenemos marcado en el mapa. Un par de indicaciones nos llevan hasta el lugar. El lugar estaba mucho mejor acondicionado que el anterior, mismo precio y con la cena incluida, aparte estariamos solos, dormiremos plácidamente en una cama y podremos hasta pegarnos una ducha de agua caliente. ¡Menudo acierto!

Por la mañana tenemos las pilas cargadas, después de desayunar seguimos deshaciendo el camino realizado el día anterior en vehículo. A medida que bajamos los lagos nos van pareciendo más cristalinos, aunque el entorno es totalmente diferente. Los primeros que visitamos, y que están a más altura, están flanqueados por altas montañas, mientras que los que les siguen están rodeados de algo más de vegetación. En las pequeñas aldeas que vamos cruzando en el camino, los árboles frutales reinan los jardines de las casas y la vida a primera hora de la mañana despierta nuestra atención. En las orillas del rio cada casa tiene su acceso a éste, y a estas horas las mujeres lavan la ropa. Algunas se percatan de nuestra presencia y alzan la vista por encima del muro curiosas pero tímidas. Les saludamos y entonces nos sonríen. Los niños no tienen vergüenza alguna y nos saludan eufóricos a nuestro paso.

Tras algún que otro desnivel y sin dejar de bordear los lagos, llegamos al primero. El agua es tan cristalina que es inútil no sucumbir a la posibilidad de pegarse un baño. El agua fría nos regenera y seguimos bajando cruzando cada vez más aldeas. La gente es simpática y curiosa. Parece que no se atreven a molestarnos hasta que no les saludamos nosotros.

Llegados a Shing, y antes que el valle se ensanche y empiecen los camiones de la mina de oro a colonizar la carretera, decidimos hacer autostop de vuelta a la ciudad. Mientras bajamos el conductor de un pequeño utilitario se ofrece a llevarnos sin pagar nada y por gestos le decimos que perfecto. Vamos parando a cada rato al lado del río a cambiar el agua a unos peces que lleva en un bote, entre risas entendemos que es para sus sobrinos. Un par de vehículos más nos acercan hasta Panjakent.

Descansados, decidimos realizar la llamada que tan insistentemente nos pidieron el sobrino y tío que conocimos el primer día de ruta. Resultó que nos querían invitar a tomar el té en su casa. El dueño del hostel, que era amigo de éstos, también estaba invitado y todos aceptamos encantados ese ofrecimiento. La mañana en la que nos íbamos, en el último momento se incorporó, Paula, una chica española que justo llegaba al hostel cuando nos marchábamos y se animó a acompañarnos.

Lo de tomar té es una forma simplificada de decir festín. Nos reciben a mesa puesta con mucha fruta, dulces, ensaladas, embutidos…más tarde vino la comida, cordero en salsa con patatas. Su casa es bonita, esta a la vera del río y tiene un jardín cuidado con los árboles que proporcionan la fruta que tenemos en la mesa. ¡Más no se puede pedir! Todos disfrutamos de una experiencia genial. Al finalizar, volvemos todos al hostel y por si no fuera suficiente, al dueño del hostel se le ocurre montar una cena con todos los huéspedes y nuestro anterior anfitrión. Los huéspedes no entienden nada, hasta que les contamos la historia del autostop.

La hospitalidad tayika tiene esas cosas. Nos marchamos del país con el corazón encogido, sabemos que algún día regresaremos.

2 comentarios

Responder a Carlos Vega Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

VísteteQueNosVamos
GeorgeTown.Bicycle Street Art

Alberto Campaña y Sonia Díaz son los autores de VísteteQueNosVamos, una web que nació en el año 2014 a raíz de un viaje vuelta al mundo. Apasionados de los viajes y de la montaña desde siempre, en un par de ocasiones decidieron dejarlo todo y salieron a conocer el mundo sin billete de vuelta. Una vuelta al mundo los llevó por Nepal, Sudeste Asiático, China, Japón, EE.UU y Sudamérica, recorriendo miles de kilómetros en transporte público, a pie y en autostop. A finales del año 2019 finalizaron su ruta por el Indostán, Asia Oriental y Central, y regresaron a España para comprarse una furgoneta 4x4. La decisión es clara, no quieren parar de viajar.

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola