Navegando de Hularhat a Dhaka

Launch de Hularhat a Dhaka

En Khulna estábamos bien pero nos invadía una sensación totalmente nuestra que se fue confirmando a medida que avanzaba el viaje. Ningún lugar en este país acaba siendo un sitio donde quedarse unos días más como turista, solo por el simple hecho de estar. Lo explicamos. No hay prácticamente turismo extranjero y cuando nos empezaban a reconocer por el barrio nos olían a leguas. Teníamos la sensación que todo el mundo sabía dónde nos alojábamos, aún procurando ser discretos en nuestras entradas y salidas, pero cualquier intento fue en vano. No era algo que nos incomodase pero aún nos teníamos que acostumbrar. ¡Y vaya si te acostumbras! La experiencia del barco no nos dejó alternativa.

Queríamos llegar a Dhaka montados en un barco, en el famoso Rocket Steamer. Pero no era la única opción. Así que tuvimos que escoger entre las tres opciones que existen para llegar desde Khulna:

  1. Khulna – Dhaka: En época seca descartado. El río no tiene suficiente profundidad. Cómodo. En el puerto de Khulna subimos al barco y hasta Dhaka sin más preocupaciones. ¡Ideal, pero estamos en mala época!
  2. Khulna – Hularhat – Dhaka: Pillamos el autobús desde Khulna a Pirojpur más un rickshaw para llegar a Hularhat. La opción es económica y por horario podemos ver parte del paisaje dentro del barco. Pero… hay que llegar con tiempo al puerto para no perder el barco, si no, estamos jodidos. ¡En Hularhat no hay nada!
  3. Khulna – Barisal – Dhaka: Un autobús desde Khulna a Barisal. Hacemos noche en Barisal que aquí sí que hay alojamiento y cuando queramos o podamos una tarde nos subimos al Rocket. Aunque este recorrido transcurre de noche y no veremos nada del paisaje.

De un principio la primera opción ya estaba descartada. Para la segunda y tercera teníamos que investigar.

La estación de autobuses de Khulna es un quebradero de cabeza. Un jaleo de autobuses que no hay quién se aclare. Ni tan solo los que venden tickets parecen tener mucha idea. No nos gustó la organización que se manejan, y los precios de los autobuses a Barisal menos. Encima sabíamos que escogiendo esta opción, perdíamos la oportunidad de ver el paisaje del recorrido Hularhat – Barisal, porque el barco que realiza el recorrido de Barisal – Dhaka es en horario nocturno. Si a eso le sumamos que la idea de coger un autobús de infarto durante 4 horas no era santo de nuestra devoción, la opción tercera quedaba descartada también. Así que solo quedaba la segunda opción. Apremiaba el tiempo, pero teníamos que intentarlo.

Fue lo que hicimos un domingo.

Barco carguero

Barco carguero

Aviso. Los domingos no circula el Rocket Steamer, y aunque era nuestra idea navegar en él, no vimos claro alargar más en Khulna. Llegamos al puerto de Hularhat y empezamos a preguntar a todo aquél qué veíamos para contrastar información, no fuera que los horarios hubieran cambiado o el Rocket circulara ese día.

El hombre que sirve té al lado del ghat nos informa, como buenamente puede, que éste no circula los domingos, pero las launches a Dhaka navegan todos los días. Seguimos investigando. Algunos nos añaden que el recorrido de las launches no pasa por Barisal, que toman otra ruta. Vale, no podemos parar en Barisal y luego allí, el lunes, tomar el Rocket.

Contemplamos las pocas opciones y finalmente después de mucho sopesar, decidimos irnos directos a la capital en una launch. Renunciar al Rocket ya era suficiente, no íbamos a renunciar también a perdernos parte del paisaje.

Puerto de Hularhat

Puerto de Hularhat

Cuanto más se acercaba la hora, más gente se iba acumulando en el puerto. Parecía que sí, que la launch a Dhaka iba a venir. En el ghat éramos el centro de interés, pero una conversación lo naturalizaba todo. Pronto nos conocían los que iban a viajar en el mismo barco. Nos preguntaban e intentaban darnos información para que nuestro trayecto fuese cómodo. En un momento dado, señalamos que nuestra idea era viajar como ellos, con ticket floor. Inmediatamente todos éramos amiguísimos.

En ningún momento nos juzgaron por ello, del rollo ¿Si eres turista (y en modo off tienes más dinero que yo) porque vas a viajar en el suelo?. – No lo decimos a la ligera, nos ha pasado muchísimas veces en India viajando en tren con billete general  o sleeper que nos pregunten: ¿De verdad viajas en esta clase? ¿Por qué? No es cómodo para ti. – India y su estrato social da para escribir muchos libros, pero aquí en Bangladesh funciona la cosa de otra manera.

Bye Bye Hularhat!

Bye Bye Hularhat!

El suelo del barco cuando aún queda espacio

El suelo del barco cuando aún queda espacio

La launch llegó y nos subimos todos al barco. Escogimos sitio y nos sentamos, en el suelo. Dispusimos nuestras cosas e intentamos tomar control de la situación. Inmediatamente, al lado nuestro se sentó un chico que nos preguntó si no teníamos ninguna manta o sábana. Caímos en la cuenta que es indispensable para marcar tu espacio. Sacamos los sacos y los extendimos lo más que pudimos. Todos a nuestro alrededor se quedaron tranquilos y satisfechos. Incluso, algunas mujeres jóvenes se acercaban para asegurarse si habíamos comido y para presentarnos a sus hijos, pero sobretodo para intercambiar algunas palabras. Querían saber de dónde éramos y cuanto tiempo íbamos a visitar su país. Nos daban consejos, o eso creíamos, porque a decir verdad saben cuatro palabras en inglés y el resto en bengalí.

Compañeros de viaje II

Compañeros de viaje I

Compañeros de viaje I

Compañeros de viaje II

Las horas transcurrían y las paradas se sucedían. Cada vez éramos más gente en el barco y empezó a faltar espacio. Así que empiezan las discusiones. ¡Unas broncas! Imaginamos lo que se decían.

Delta de Bangladesh

Delta de Bangladesh

Paradas en el camino a Dhaka

Paradas en el camino a Dhaka

Transporte local en el Delta

Transporte local en el Delta

Intercambio de mercancias en las paradas

Intercambio de mercancías en las paradas

La noche iba entrando, éramos muchos y aún nadie había pasado a cobrar ningún ticket. ¡A qué nos sale gratis y todo! Pensamos. La ilusión de viaje gratis desaparece cuando sentimos que alguien nos despierta por la noche para pasar cuentas. Miramos alrededor, y todas las miradas asienten, dando a entender que el precio que nos pedían era el correcto. Coincidía con el que nos habían dicho en varias ocasiones antes de subirnos a la launch, así que pagamos y seguimos durmiendo.

El suelo del barco cuando no hay espacio

El suelo del barco cuando no hay espacio

Es fácil saber cuando se está llegando a Dhaka. Todos se alborotan. De repente se hace el caos. Ya sentimos la intensidad que nos espera en está ciudad, aún está despertando y nosotros también. No hemos ni atracado que los niños de la vieja Old Dhaka ya están saltando al barco para ganarse unas takas. No sabemos ni de dónde salen, pero son muchos, cargados con grandes sacos recogiendo las botellas de plástico. Van muy rápido y desaparecen rápido también. La gente se agolpa para salir. Por fin llegamos a la tan nombrada Dhaka. Dicen que es fea, caótica, frenética… Y quizás no les falta razón, pero no cabe duda que es una capital única y con muchísima personalidad. Así que… ¡Bienvenidos a Dhaka, capital de Bangladesh!

Amanece en el puerto de Sadarghat, Dhaka

Amanece en el puerto de Sadarghat, Dhaka

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Somos VQNV
GeorgeTown.Bicycle Street Art

Alberto y Sonia son los autores de VísteteQueNosVamos, un blog que nació en el año 2014 a raíz de un viaje vuelta al mundo. Apasionados de los viajes y de la montaña desde hace unos cuantos años más, decidieron dejarlo todo y salieron a conocer el mundo sin billete de vuelta. Después de cuatro años en ruta, la decisión es clara, no quieren parar de viajar.
Conócelos y contacta.

Síguenos en:

Desde que empezamos a viajar hemos participado en diferentes medios compartiendo nuestra experiencia, colaborando para contagiar nuestra pasión por conocer el mundo y otras cosillas que también nos interesan. Mira nuestras colaboraciones.

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola