Itinerario de viaje desde Darjeeling al Sikkim

Monasterio de Sanga Choeling

Darjeeling no solo es una palabra en uno de los sobrecitos de té que tomamos por las mañanas y saboreamos a gustito antes de ir a trabajar. Es una ciudad que se desarrolló durante el período de gobierno británico. Al estar más cerca del Himalaya y a una altura media de 2500m, se convirtió en el lugar de descanso para lo británicos durante los meses de más calor. Las buenas condiciones climáticas también les ayudaron a desarrollar una de sus bebidas favoritas, el té. Considerado uno de los mejores del mundo. De ahí el sobrecito de las mañanas.

La ciudad está en el estado de Bengala Occidental y es un buen punto para entrar al estado vecino del Sikkim. Este estado no ha pertenecido a la India hasta hace relativamente poco tiempo. En 1975 se decidió por referéndum que pasase a formar parte de éste y dejar de ser un estado independiente, gobernado por aquel entonces por la monarquía Chogyal.

Ambos puntos se encuentran cerca de las montañas, y aunque de primeras puede resultar una locura, visitarlos en invierno no es una mala idea. Lo comprobamos realizando el recorrido durante los meses de Diciembre y Enero, y disfrutamos bastantes días de cielos despejados. Aunque también sufrimos los fríos y alguna ligera nevada. ¡Todo no se puede tener!

Para nosotros, que veníamos de Bangladesh, fue increíble experimentar el choque cultural que supone pasar de las llanuras del delta más grande del mundo a las cumbres más altas de éste mismo. No solo el choque paisajístico. Cambiamos también de cultura. Pasamos de una sociedad musulmana y muy definida, a una sociedad budista, también muy arraigada en los habitantes. Ambas sociedades son conservadoras, tienen sus propias costumbres, tradiciones y una personalidad individual y colectiva muy definida. En un solo día pasamos de un extremo a otro, en varios sentidos, ¡y sin subirnos en ningún avión!

¿Cómo llegamos y nos movimos?

Llegamos a Siliguri, donde hicimos noche, y al día siguiente tomamos un autobús a Darjeeling. Aquí pasamos unos días explorando la ciudad y preparando los pasos a seguir por el estado del Sikkim. Nuestra próxima parada fue Gangtok, la actual capital del Sikkim. Desde esta ciudad hicimos un recorrido por algunas de las poblaciones del estado.

Si se pretende viajar por Sikkim hay que prever días suficientes para moverse de un sitio a otro, aceptar cambios en el transporte por no estar llenos o a carreteras cortadas debido a inclemencias del tiempo o deslizamientos. Las distancias que se manejan pueden parecer no muy largas si se miden en kilómetros, pero hay que contar con el estado de las carreteras, las curvas y que el entorno en el que se circula es alta montaña.

Darjeeling, una mirada al Kanchenjunga

Darjeeling se convirtió en el inicio y el final de nuestro recorrido por el Sikkim. Aquí pasamos 10 días en total. Es una ciudad de esas que no nos importa quedarnos más días de los previstos porque se presta a ello. Es un lugar cómodo para pararse, descansar y disfrutar del entorno de una manera más local. Aún se sigue viendo parte de la India hinduista, pero aquí ya vemos rasgos más orientales y una India budista. La comida que predomina en la ciudad es más bien de carácter tibetano, pero también encontramos establecimientos regentados por indios del llano.

Actualmente también es un refugio para exiliados del Tíbet. En un corto paseo desde la plaza principal, se puede visitar una cooperativa llamada Tibetan Refugee Self Help Center con un museo, exposiciones fotográficas, talleres y una tienda. Muy interesante. Con un poco de suerte aquí coincidirás con un amable señor que gustosamente te hablará de su propia historia, de su experiencia y cómo llegó hasta el lugar cuando tan solo era un niño.

Darjeeling está lleno de sitios que visitar, aquí la oferta es variopinta. Desde visitas culturales hasta trekkings, que te puedes montar por tu cuenta o contratar alguno de los packs que se ofrecen en las agencias turísticas. ¿Pero que te vamos a contar? Los sitios donde fuimos. En la ciudad nos gustó el parque Shrubbery, por sus vistas a la montaña más alta de India y tercera en el ranking mundial, el Kanchenjunga. Desayunábamos una bocanada de aire fresco en el mirador al que se accede por el paseo lateral de la plaza, mientras los más madrugadores hacen su ejercicio matutino. Nos perdíamos un rato por el mercado cercano a la parada de autobuses y jeeps, o nos íbamos a la Peace Pagoda o al Tibetan Refugee Self Help Center. Para comer, una tukhpa o algún taipo en alguno de los puestos con cortina y que humean por el vapor de los momos. Sentarse en la plaza durante las últimas horas de sol después de contemplar las vistas en el parque Shrubbery era una buena manera de pasar la tarde, o también colándonos en el Glenary’s para degustar alguna de sus pastas y ver algún atardecer desde su terraza.

Esta ciudad nos dio una pequeña rutina de la que disfrutar por unos días, nos hacía felices rodearnos de montañas y hacer de esas cosillas que más nos gustaban algo cotidiano.

Jeeps en Darjeeling

Jeeps en Darjeeling

Darjeeling

Darjeeling

Kanchenjunga

Kanchenjunga

Plaza de Darjeeling

Plaza de Darjeeling

Parque Shrubbery

Parque Shrubbery

Gangtok, primera parada en el Sikkim

Gangtok es la capital del estado del Sikkim. Se extiende por la ladera igual que el resto de poblaciones, pero su magnitud sorprende. Como toda gran ciudad se hace pesada, ruidosa y un poco caótica. Moverse por la ciudad es cansado. Toda es cuesta arriba o cuesta abajo, según se mire. La artería principal de la ciudad – peatonal – es un hervidero. Tiendas, restaurantes y hoteles, todo se aglomera al gusto del turista indio que llega con ganas de gastar rupias. Vinimos porque queda cerca del Monasterio Rumtek, y para darle un par de vueltas a la ciudad. En el Monasterio Enchey coincidimos con la ceremonia del tercer aniversario de una muerte.

Monasterio Enchey

Monasterio Enchey

Ceremonia en Monasterio Enchey

Ceremonia en Monasterio Enchey

Autobús del Sikkim enfriando motor

Autobús del Sikkim enfriando motor

Old Rumtek y la controversia de Rumtek

El Monasterio de Rumtek, es un centro religioso que se encuentra cerca de Gangtok. Este centro pertenece a la rama de enseñanzas budistas tibetanas de la escuela Kagyu, de la cual su líder es el Karmapa Lama. Construido por el 12º Karmapa Lama, este monasterio fue abandonado hasta que el 16º Karmapa, huyendo de la represión en Tíbet, llegó de nuevo. Decidió que éste seria el principal asentamiento durante el período de exilio.

Hoy es un punto de tensión política y religiosa. El anterior Karmapa, ya fallecido, no tiene sucesor elegido. Hay dos candidatos, y ambos tienen sus partidarios. Hay mucha tensión entre ellos, llegando a haber serias disputas. Los accesos al monasterio están controlados militarmente, procurando evitar cualquier tipo de altercado que pueda producirse por parte de los monjes. Si os interesa el tema, podéis leer algún articulo sobre La controversia de Karmapa.

Cerca de este monasterio se encuentra el antiguo, el Old Rumtek. En éste la gente de los alrededores hacen sus celebraciones y rituales. Está abierto y sin vigilancia. Tuvimos mucha suerte cuando fuimos porque pudimos participar, junto a un gran grupo de personas de Gangtok, en una ceremonia por la nueva luna. Meditación, cánticos y mucha comida. A Buda le ofrecieron música y alimentos. Por la cara que tenía quedó contento. Pero a decir verdad, los que más disfrutamos y comimos fuimos los asistentes. Dentro del templo se movían bandejas repletas de comida y entre todos repartíamos los alimentos.

Monasterio Rumtek

Monasterio Rumtek

Puertas del Monasterio Rumtek

Puertas del Monasterio Rumtek

Old Rumtek

Old Rumtek

Monasterio de Old Rumtek

Monasterio de Old Rumtek

Pelling, monasterios de Pemayangtse y Sanga Choeling

Pelling es una pequeña población donde abundan hoteles para todo tipo de presupuestos – y cada año salen nuevos. La ciudad se divide en tres: upper, middle y lower. Es un sitio muy turístico, pero cómodo para pasar un par o tres de días visitando los monasterios de los alrededores, que valen mucho la pena.

El Monasterio de Sanga Choeling, es uno de los monasterios más antiguos del NE del Sikkim. Estuvimos toda una mañana contemplando como los pequeños monjes hacían la tarea del día: limpiaban y pulían pequeños objetos dorados. El solazo que hacía, las vistas y el tintineo de los cacharros nos atrapó por un buen rato. Las pinturas de los murales del monasterio pueden sorprender por su connotación sexual.

Cerca, un Buda gigante, construido a lo parque temático y donde la atracción principal es una pasarela volada con suelo de cristal acapara toda la atención. Al interior del Buda se puede acceder y subir hasta una plataforma que lo rodea. El interior de la estatua, con un diseño moderno, cumple la función de templo. La atracción en sí tiene un carácter muy artificial y no nos gustó demasiado, aunque reconocemos que las dimensiones de la estatua no son poca cosa.

Para nosotros, la joya de Pelling es el Monasterio de Pemayangtse. Con diferencia es el mejor que hemos visto hasta ahora. Por dentro es una delicia. Tiene tres plantas que se pueden visitar. Los murales, libros de enseñanzas, instrumentos de oración… merece la pena dedicarle tiempo. Como curiosidad: dentro hay una maqueta gigante que representa el cielo de Padmasambhava.

Monasterio de Pemayangtse

Monasterio de Pemayangtse

Estupas del monasterio de Sanga Choeling

Estupas del monasterio de Sanga Choeling

Monasterio de Sanga Choeling

Monasterio de Sanga Choeling

Buda

Buda

Aldea y lago de Kecheopalri

Este lago es sagrado tanto para el hinduismo como para el budismo. Es casi una parada obligatoria para todo visitante, sobretodo para los indios. Vimos muchas familias que se acercaban hasta el lago y hacían sus ofrendas. Para llegar hasta aquí, hay un par de jeeps diarios desde Geyzing, pero conseguir asiento en Pelling puede no resultar fácil. Se llenan de familias enteras y quedan pocos asientos libres cuando pasan por la ciudad.

En las montañas de alrededor del lago hay cosas que ver, pero pocas se conocen. Recomendamos encarecidamente la aldea de Kecheopalri. Se encuentra en lo alto de una loma y viven apenas 7 familias. Una de ellas es la familia del Señor Pala, ya fallecido. Coincidimos con algunos miembros en el jeep que nos acercó hasta el lago. Teníamos claro que queríamos pasar la noche en aquel entorno, pero cuando vimos la ubicación y como era la aldea, decidimos prolongar la estancia. El lugar lo merece, por su entorno rural en el sentido más estricto de la palabra. Los servicios pillan lejos y la gente que vive aquí no disfruta de grandes lujos, su gran privilegio es vivir rodeados de estas montañas.

Lago Kecheopalri

Lago Kecheopalri

Aldea Kecheopalri

Aldea Kecheopalri

Aldea Kecheopalri

Aldea Kecheopalri

Familia en Kecheopalri

Familia en Kecheopalri

Caminando de Kecheopalri a Yuksom

Nos hubiésemos quedado mucho más tiempo en la aldea para crear un vínculo más afectivo con la familia que nos alojaba y saborear una vida sencilla sin pretensiones de ningún tipo durante más días, pero el permiso que nos concedieron para estar en el Sikkim vencía a los pocos días y había que apurarse si queríamos visitar otros lugares. Nos fuimos hacia Yuksom caminando bajo un sol radiante con las indicaciones de nuestros anfitriones y ayudados por nuestro mapa. Su perro nos acompañó durante todo el día hasta llegar a Yuksom. Creemos que aprovechó para visitar a un amigo suyo porque en llegar se despidió y se marchó.

Por el sendero, se cruzan aldeas perdidas, gente de mirada curiosa y sorprendida. Nos saludaban con un gesto amable. En estos lugares el tiempo corre a otro ritmo, la vida se mide de otra manera. Sentimos cierta envidia, pero también somos conscientes que, quizás, no todo es tan bonito. Pensamos que el frío es mucho frío, las distancias son muy largas y las comodidades escasas. Una mente acomodada siempre cae en la tentación de equiparar sus comodidades en la de los demás, y si no es así, cae en la trampa de pensar que viven mal, cuando en muchísimos casos no es así. Al final en cada cultura todos nos dedicamos cada día de nuestras vidas al llegar al siguiente, bajo un esfuerzo físico y mental, y nos acostumbramos a vivir bajo nuestras reglas y costumbres porque es lo que hemos aprendido. Entendemos que aquí se han acostumbrado a vivir con el hospital a unos cuantos de kilómetros de su aldea – mejor no enfermar – y con carreteras sin asfaltar. A contra partida esta misma situación les hace enfocar su vida desde otra perspectiva cuidando su cuerpo y mente en otra dirección en la que apenas caen enfermos. Claro que es mejor tener buenas carreteras y buenos hospitales cerca, pero si eso significa tener más accidentes por conducir a mayor velocidad o cuidar menos tu salud, irás más al hospital, ¿no? El concepto comodidad es muy relativo.

Reflexiones bucle del camino a parte, el recorrido se hace llevadero hasta que alcanzamos la carretera. Con paciencia y pasito a pasito se llega a cualquier sitio. En nuestro caso cualquier sitio era Yuksom.

Aldeas del camino de Kecheopalri a Yuksom

Aldeas del camino de Kecheopalri a Yuksom

Casas de Kecheopalri a Yuksom

Casas de Kecheopalri a Yuksom

Caminando de Kecheopalri a Yuksom

Caminando de Kecheopalri a Yuksom

Paisaje

Paisaje

Cruzándonos con otras personas

Cruzándonos con otras personas

Yuksom, primera capital del reino de Sikkim

Yuksom no nos pareció nada del otro mundo considerando que fue la capital del antiguo reino. Quizá, también, por el lugar donde habíamos estado los últimos días. Las comparaciones son odiosas. En verdad vale la pena detenerse para saborearlo. La subida al Monasterio Dubdi y los alrededores son agradables, no así la zona alta del pueblo, donde se concentran todos los hoteles. La zona del colegio nos pareció más relajada y menos contaminada de turismo. Los días salieron feos, por lo que no disfrutamos de las vistas a las montañas, de las que oímos que eran las mejores de la zona. Aquí terminaba nuestro recorrido por el Sikkim y poníamos rumbo a Darjeeling de nuevo. Sikkim es muy interesante tanto culturalmente como paisajísticamente. Una región a la que podríamos volver para explorar más rincones.

Yuksom

Yuksom

Monasterio Dubdi

Monasterio Dubdi

2 comentarios

  1. Como siempre, interesantísima ruta perfectamente detallada, pero… no estáis ya un poquito saturados de tanto monasterio? A mí me parecen todos iguales, aunque claro, cada uno tiene su historia.
    Seguid comparitendo vuestra aventura, a ver si algún día nos da por imitaros.
    Un abrazo infinito.

    • Hola Encarna,

      Efectivamente, cada uno tiene su qué…lo mejor de ellos es el interior y si se coincide con momentos de oración o enseñanzas aún es más especial.

      ¡Ah!Por lo de imitarnos no estaría nada mal, nosotros os animaríamos y nos alegraríamos mucho.

      Besos,

      Alberto y Sonia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Somos VQNV
GeorgeTown.Bicycle Street Art

Alberto y Sonia son los autores de VísteteQueNosVamos, un blog que nació en el año 2014 a raíz de un viaje vuelta al mundo. Apasionados de los viajes y de la montaña desde hace unos cuantos años más, decidieron dejarlo todo y salieron a conocer el mundo sin billete de vuelta. Después de cuatro años en ruta, la decisión es clara, no quieren parar de viajar.
Conócelos y contacta.

Síguenos en:

Desde que empezamos a viajar hemos participado en diferentes medios compartiendo nuestra experiencia, colaborando para contagiar nuestra pasión por conocer el mundo y otras cosillas que también nos interesan. Mira nuestras colaboraciones.

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola